Archivo

Abusan de dos jovencitas en Centro de Menor Infractor de Villavicencio

La travesura de robar una prensa de vestir se convirtió en pesadilla para las universitarias

13 de abril 2012 , 06:46 p.m.

El caso de Alejandra y Marcela, dos estudiantes universitarias de 16 y 17 años, que fueron abusadas recientemente en el Centro de atención a jóvenes en conflicto con la ley 'Aldea Agua Clara', ha generado polémica entre las autoridades de infancia.

Ellas fueron sorprendidas robando, sin necesidad, una prenda en un almacén de cadena.

Si bien el procedimiento, legal, según explicó el director de Bienestar Familiar, Urbano Herrera, era llevarlas a Agua Clara para que pagaran por su travesura, allí debieron sufrir, quizás, el peor día de sus vidas.

Francisco, padre de una de las jóvenes, cuestionó que las estudiantes, dice él, sin antecedentes judiciales, fueran recluidas en una celda junto con otras tres menores, acusadas de contravenciones más graves, y quienes, parece ser, las drogaron y abusaron de ellas.

"Pusimos la denuncia en la Fiscalía, pues allá (en Agua Clara) no pueden revolver a los jóvenes que cometen un error con otros que son peligrosos", dijo.

La operación del centro infractor está en manos de una ONG, además, para la personera delegada en Derechos Humanos, Íngrid Frías, el centro Aldea Agua Clara afronta serias falencias estructurales, que facilitan la ocurrencia de estas situaciones.

Por ejemplo, en la misma instalación están localizadas el centro para infractores y el centro de reclusión para quienes cometen faltas más graves.

Entidades encargadas de velar por la Infancia y Adolescencia, afirmaron que es apremiante tomar medidas.

LOS NOMBRES DE LAS JÓVENCITAS  Y DEL PADRE FUERON CAMBIADOS.

Es urgente un centro especial para menores

La construcción del Centro del Menor Infractor en Villavicencio, la cual se viene gestando desde hace cerca de tres años, aún está en veremos, y para las autoridades de infancia y adolescencia es urgente ponerlo en funcionamiento para evitar más casos como el de las estudiantes abusadas.

Para el director del ICBF, es urgente la construcción del centro de atención especializado para menores, el cual se ha propuesto construir en la sede del antiguo ancianato El Yarí (vía a Acacías).

Al igual que la personera delegada en Derechos Humanos, el funcionario afirmó que la sede aldea Agua Clara no es apta para garantizar buen funcionamiento.

Al respecto, la secretaria de la Solidaridad, Claudia Salazar, afirmó que el proyecto avanza, pero está pendiente una reunión con la Gobernación y el ICBF para ultimar detalles en torno al sistema de financiación.

La Procuraduría y la Fiscalía investigan los pormenores del caso.

¿Quién controla?

El Centro de atención aldea Agua Clara
es operado por la Corporación Encuentro, cuyo director es Hugo Olaya.

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS.