Archivo

Evo Morales y Santos jugaron el partido de la Cumbre de las Américas

El partido, disputado en la Base Naval de Cartagena, terminó 2-2. Angelino marcó gol del empate.

notitle
13 de abril 2012 , 06:18 p.m.

Los presidentes Juan Manuel Santos y Evo Morales se olvidaron el viernes por un rato de la política internacional y los formalismos de la Cumbre de las Américas para jugarse un 'picadito' futbolero (Vea las imágenes del partido diplomático de la Cumbre de las Américas).

En compañía de ministros, colaboradores de gobierno y viejas glorias del fútbol colombiano, los mandatarios cambiaron las guayaberas por los uniformes de sus selecciones nacionales y saltaron al gramado de la base naval de Bocagrande.

El encuentro terminó en tablas: 2-2 en el marcador y dos equipos exhaustos que probablemente se levantarán pensando que es mejor gobernar que jugar al fútbol.

Bolivia comenzó dominando las acciones. De la mano de Morales,
su 10, metieron a los colombianos en su propio terreno durante los primeros minutos. Sin embargo, Faustino Asprilla, Carlos Castro y 'Chicho' Serna lideraron el repunte colombiano.

Santos, jugando como volante de creación, no se animó a patear, pero puso algunos pases que inquietaron al rival. Colombia se puso arriba en el marcador gracias a un pase de Serna hábilmente definido por Castro. Para ese momento, exhausto a causa de cuatro piques que metió por la banda derecha, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, ya estaba en zona de hidratación.

Mauricio Santamaría, director de Planeación; Mauricio Perfetti, viceministro de Educación, y Carlos Fernando Galán, alto consejero Anticorrupción, se 'batían' en la cancha como si de la final del Mundial se tratara.

Pero cuando mejor jugaba Colombia, Bolivia tuvo una clara opción de empatar, por cuenta de un penal, tras una falta cometida por John Jairo Ocampo, secretario de Prensa de la Casa de Nariño.

En cualquier caso, el tiro pateado por Morales fue detenido por el arquero colombiano Andrés Cadavid. El primer tiempo terminó empatado, pues el gol boliviano llegó minutos después.

Aunque el ritmo del partido bajó un poco, Bolivia metió el segundo gol. Y cuando el equipo colombiano comenzaba a desesperarse, el técnico Hubert Bodhert sacó el as que tenía bajo la manga: el exfutbolista Harold Lozano le dio paso al vicepresidente Angelino Garzón.

Los goles estaban en el banco, dijeron los expertos a los pocos segundos. ¿La razón? El 'Vice' decretó el 2-2 luego se cobrar un penalti.

A partir de ahí, muchos con la lengua afuera; los equipos se dedicaron a llevar el partido con calma.

"¡Es más fácil gobernar que jugar un partido de fútbol!", aseguró Santos. Y, de paso, hizo un pronóstico: "Obama para el fútbol debe ser medio paquete...".

REDACCIÓN POLÍTICA