Archivo

Cierran 14 universidades en Ecuador por ser de 'mala calidad'

La decisión se tomó luego de una evaluación académica y jurídica a los centros educativos.

notitle
12 de abril 2012 , 12:14 a.m.

La intención del Gobierno ecuatoriano de llevar al sistema universitario a la calidad y excelencia educativa superó el drama social que provocó, este jueves, la suspensión definitiva de 14 universidades.

Se trata de un "salvataje académico" y de ponerle fin a "la mayor estafa social" que se ha registrado en el país, según las autoridades regentes de la educación superior que cuestionan la calidad académica y "mercantilización" de estas intituciones.  

De los 38.000 estudiantes afectados, 10.000 que estaban en último año terminarán sus carreras en las propias entidades, que ahora pasan a manos del Estado.

En medio de angustias y lágrimas, los estudiantes y padres de familia pedían explicaciones a los directivos de las universidades mientras clamaban por una solución efectiva para los jóvenes afectados.

"Espero que el Gobierno cumpla con ubicarnos en otros centros para seguir nuestros estudios porque no pueden cerrar la universidad y nada más", dijo Jonathan Ayala quien invirtió más de cinco mil dólares para aprobar el cuarto semestre de medicina en la Universidad Cristiana Latinoamericana.

En el 2009, el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, Ceaaces, determinó que de 70 universidades, solamente 11 cumplían con parámetros de calidad total, o categoría 'A'.

Con el nivel más bajo ('E'), fueron ubicadas 26 universidades a las que se les concedió 18 meses para superar sus debilidades y falencias académicas, investigativas, administrativas, entre otros aspectos cualitativos.

De este grupo solo tres universidades superaron la nueva evaluación, ocho se ubicaron como "parcialmente aceptables" y 14 fueron suspendidas definitivamente por no garantizar la calidad académica.

El abogado Jorge Carvajal, canciller de la Universidad Metropolitana dijo a EL TIEMPO que apoyan el proceso y respaldan la política gubernamental para que la educación se convierta en un eje estratégico del desarrollo ecuatoriano.

"El haber pasado la evaluación es una oportunidad para seguir contribuyendo a la transformación profunda del sistema de educación superior y un desafío para demostrar que la calidad es un proceso de mejoramiento continuo", puntualizó Carvajal.

Maggy Ayala Samaniego
Corresponsal de EL TIEMPO
Quito