Archivo

Reportan mortandad de peces en zona donde se construye El Quimbo

Las especies quedaron atrapadas en el muro en el que se desvía al río Magdalena.

notitle
12 de abril 2012 , 11:44 a.m.

Como consecuencia del invierno que azota al sur del país y  que ha propiciado grandes crecientes, en el departamento del Huila murieron 917 peces que quedaron atrapados entre las rocas del muro de contención que la multinacional Emgesa construyó en el municipio de El Agrado, para desviar el río Magdalena.

Se trata de peces sardina que quedaron atrapados en el entrerrocado de la preataguía (muro para desviar el Magdalena) que no tuvieron la posibilidad de retornar al cauce del río.

La empresa reportó 2.055 peces capturados pertenecientes a 23 especies, de los cuales 917 fueron encontrados muertos.

"A mediados del mes de marzo de 2012, se presentaron crecientes del río Magdalena que generaron aumento de caudales superiores a los 400 m3/s (metros cúbicos por segundo) sobrepasando la preataguía, lo que causó un efecto ambiental no previsto en la fauna íctica (variedad de peces de la región)", informó en un comunicado de prensa Emgesa.

El invierno, que amenaza con arreciar aún  más en las próximas semanas, preocupa a los pescadores que aseguran que la mortandad de peces causa de las crecientes, del Magdalena y sus afluentes, y el muro no pararán.

Para mitigar este impacto ambiental, el segundo de gran envergadura que enfrenta la construcción de El Quimbo, Emgesa se comprometió a cambiar el entrerocado del muro por concreto para evitar que más peces queden atrapados. Además, tres brigadas de pescadores retirarán y trasladarán a mano los animales nuevamente al cauce del río.

La Corporación Autónoma Regional para el Alto Magdalena (CAM) aseguró que por ahora está impedida para efectuar algún tipo de intervención hasta tanto no lo autorice el Ministerio de Medio Ambiente, único órgano responsable hoy de vigilar la construcción de la hidroeléctrica.

El pasado sábado 4 de marzo, Emgesa realizó, en el municipio de El Agrado, el desvío del río Magdalena para la construcción de la presa.

Durante los tres años que restan de trabajos, las aguas del Magdalena se moverán por un túnel de 488 metros de extensión y 11 metros de altura.

REDACCIÓN HUILA