Archivo

La difícil tarea para que bogotanos participen en Plan de Desarrollo

ELTIEMPO.COM asistió al encuentro de Kennedy. Confusión en el mensaje y poca asistencia.

notitle
10 de abril 2012 , 09:42 p.m.

A veinte días de que se venza el plazo para radicar el Plan de Desarrollo en el Concejo de Bogotá, uno de los principales objetivos de la Alcaldía, la socialización de este, es decir que la gente lo conozca y participe ha resultado una tarea difícil.

La Administración aún no logra que el borrador del plan llegue a las casas, como lo prometió el Alcalde, y por ende la meta de que al menos un millón de ciudadanos ayuden a su concreción se ve lejana.

Una de las estrategias clave para socializar el plan son los cabildos abiertos, como los que en su momento implementó el exsecretario de Gobierno Antonio Navarro, en Pasto, cuando fue alcalde. Pero en Bogotá las cosas han sido a otro precio por el tamaño de la población, la falta de información y la escasa participación de los ciudadanos.

ELTIEMPO.COM estuvo presente en un cabildo que tuvo lugar en Kennedy, en el auditorio del colegio Francisco de Paula Santander, en el sur de la ciudad, y allí siguió paso a paso la jornada.

Sin grandes expectativas sobre el número de asistentes a la reunión, los 38 funcionarios que se encargarían de moderar el evento fueron llegando al recinto. Algunos no tenían claro cuál sería su rol.

Mientras los minutos corrían, era evidente que las más de 200 sillas previstas para los asistentes se quedarían vacías. A cuenta gota fueron entrando amas de casa, ancianos, líderes en representación de mujeres y vendedores ambulantes y un par de estudiantes de grado 11 del colegio Isabel II de Kennedy.

Una hora más tarde y con la presencia de 30 personas de la comunidad, la coordinadora del cabildo, Martha Peña, dio inicio a la presentación del programa. A grandes rasgos, explicó las metas y los proyectos que en materia de salud, movilidad, educación, ambiente, seguridad y cultura trazó el alcalde Gustavo Petro.

"Se realizarán 103 cabildos en 103 Unidades de Planeación Zonal (UPZ); estos espacios de participación están divididos por equipos de todo el Distrito para explicarle a la comunidad los proyectos del plan", comentó.

Una vez concluido, los asistentes se reunieron por equipos según los programas que representaran mayor relevancia entre los vecinos. En ese momento se oyeron voces de inconformismo por la falta de gente en la reunión.

"A la Administración le faltó poder de convocatoria; de otro modo, no se entiende que únicamente hayan asistido 30 personas en una localidad como Kennedy, que tiene casi un millón", dijo Miryam García, habitante de la localidad.

La comunidad, más que propuestas, plasmó preocupaciones: falta de oportunidades para acceder a créditos, carencia de patrocinios en el deporte, ausencia de campañas para incentivar la bicicleta y la erradicación de todas las formas de violencia.

También se plantearon denuncias sobre los riesgos de inundaciones, la canalización de las aguas residuales, los efectos de los 'zorreros' en la movilidad y la falta de parqueaderos en los alrededores de Corabastos para las tractomulas. "Se está iniciando un proceso donde podemos evaluar las políticas y los resultados del Distrito", aseguró Maximino Leal, residente de Kennedy.

El cabildo terminó a las 8 de la noche con menos de 30 personas. Varias se fueron retirando a medida que pasaba el tiempo, y el balance final fue un mar de inquietudes sobre el Plan de Desarrollo.

Para la coordinadora del programa 'Bogotá, cómo vamos', Alexandra Rodríguez, "las convocatorias han sido débiles porque se han hecho a través de medios institucionales".

Cero participación

Es la radiografía de lo que ha ocurrido con otros cabildos. De ahí que el reto de la Administración sea estimular esa participación dormida que caracteriza a los bogotanos. Nada fácil. El 95 por ciento de ellos reconocen que no pertenecen a ninguna organización comunitaria y el 75 jamás se reúnen en sus barrios para resolver un problema, reveló la más reciente encuesta del programa 'Bogotá como vamos', realizada en el 2011.

¿La razón? Según el mismo estudio, la gente no participa por falta de tiempo, escasa información, por no saber del proceso o creer que no sirve.

Según Laura Wills, experta en partidos políticos y elecciones de la Universidad de los Andes, los bajos niveles de participación pueden atribuirse a que los bogotanos perciben que las cosas no están mejorando.

"Hay una falta de interés porque los ciudadanos sienten que sus opiniones no serán tomadas en cuenta. Y hay falta de información", expresó.

Más coloquialmente, un vendedor informal resume: "Esto suena bonito, pero lo que necesita la comunidad es plata".

En Bogotá no se participa

Un artículo del economista Alberto Maldonado Copello sobre la planeación participativa en el Distrito, realizado en el 2011, revela que "ninguno de los alcaldes de Bogotá ha tenido un compromiso de fondo con la participación ciudadana, y el tema ha ocupado un lugar marginal".

De igual manera, Maldonado concluye en el estudio que "es claro que para el 99 por ciento de los bogotanos no existe la planeación participativa, ni en lo distrital ni en lo local".

DANIEL JIMÉNEZ FANDIÑO
Especial para EL TIEMPO