Archivo

Vence plazo del plan de paz en Siria mientras sigue la violencia

Un día antes del supuesto inicio de una tregua, tropas del régimen atacaron a refugiados en Turquía.

notitle
09 de abril 2012 , 09:16 p.m.

La cuenta regresiva llegó a cero y se podría perder una nueva oportunidad para la paz en Siria. Según un acuerdo logrado por el enviado de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, Siria debía comenzar a retirar el martes a sus tropas de los centros urbanos, abriendo el camino para una tregua que debería empezar a regir 48 horas después.

Sin embargo, las autoridades sirias exigieron el domingo a la oposición "garantías escritas" de que cesarán la violencia antes de retirar sus tropas de las principales ciudades insurgentes, condición que fue rechazada por los diferentes grupos rebeldes.

En declaraciones a EL TIEMPO, Fevzi Zakiroglu, representante del Consejo Nacional Sirio (CNS), tildó de "otra excusa más" las nuevas demandas del gobierno sirio para "incumplir el plan de paz" de Kofi Annan y continuar con las "matanzas de civiles".

Por su parte, el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) exigió que primero el régimen de Bashar al Asad presente un aval de la comunidad internacional de que ha cumplido con su compromiso de frenar las hostilidades.

El ELS denunció que desde el inicio de la revuelta hace más de un año el "estafador" régimen de Al Asad no ha cumplido con ninguna de las resoluciones adoptadas para salir de la crisis, por lo que su grupo considera que "en esta ocasión no va a ser diferente".

El gobierno sirio instó, además, a Catar, Arabia Saudita y Turquía a comprometerse a dejar de financiar a los grupos armados rebeldes. Sin embargo, el 'numero dos' del ELS, Ammar al Wawi, confirmó a este diario que hasta la fecha "no han recibido dinero en efectivo" de ningún gobierno aliado con la oposición siria.

Según Al Wawi, el primer ministro de Catar, Hamed ben Jasem al Thani, "llamó personalmente hace un mes al coronel Riad Asad -jefe del ELS- para prometerle financiación y no hemos recibido nada. Todo nuestro arsenal proviene de la venta ilegal de armas dentro de Siria, principalmente de las fuerzas de seguridad sirias, que compramos a traficantes locales por valor de 2.500 dólares" .

Mientras tanto, la represión del régimen se extendió el lunes a Turquía. El primer incidente transfronterizo se produjo en el campamento de Oncupinar, cercano a la ciudad turca de Kilis, en la provincia de Gaziantep, donde dos refugiados sirios murieron y otras 15 personas, incluido un traductor turco, resultaron heridas.

El suceso se produce la víspera de la visita de Kofi Annan a los campos de refugiados en la provincia de Hayat, y coincide con el ultimátum para poner fin a las hostilidades.

Ankara calificó de "inaceptable" el tiroteo en territorio turco y exigió a Siria el cese del fuego inmediato. El viceministro turco de Exteriores, Naci Koru, consideró que la fecha del 10 de abril fijada para el alto el fuego ha quedado "en suspenso" y habrá que negociar otra.

Las autoridades turcas reforzaron la vigilancia en el paso fronterizo de Oncupinar, e impidieron la entrada a periodistas y civiles.

Otro ataque mortal se produjo en la ciudad fronteriza de Wadi Khaled, al norte del Líbano. Ali Shaaban, un camarógrafo de la cadena libanesa 'Al Jadeed' murió a causa de un disparo procedente del lado sirio, mientras realizaba un reportaje sobre los refugiados sirios en esta localidad. En el tiroteo también resultó otro reportero de 'Al Jadeed'.

En una nueva jornada de represión en Siria, al menos 29 personas fueron asesinadas, entre ellas 17 niños y 8 mujeres, en los suburbios de Al-Latamne, en Hama, según informaron activistas sirios a EL TIEMPO.

Ethel Bonet
Para EL TIEMPO
Beirut