Archivo

Caldas, en alerta ante probable erupción del volcán Nevado del Ruiz

A los organismos de socorro les preocupan las fincas de Villamaría situadas cerca a la montaña.

notitle
08 de abril 2012 , 07:07 p.m.

Los cerca de 5 mil muertos que puso Caldas en la erupción del volcán nevado del Ruiz hace 26 años, se opacaron ante los cerca de 20 mil de Armero (Tolima).

Las autoridades caldenses no quieren que una nueva emergencia los coja con los 'pantalones abajo' y están afinando un sistema de alertas tempranas. Sin embargo, la ocupación de zonas que fueron arrasadas en 1985 preocupa a los alcaldes. (Siga la situación minuto a minuto del Nevado, a través de las cámaras de Ingeominas)

Villamaría

Para alertar de una posible avalancha a los ocupantes de las 100 familias ubicadas en las riberas del río Claro no existen alarmas en funcionamiento. El martes pasado, Félix Ricardo Giraldo, jefe de la Unidad departamental para la prevención y atención de desastres (Udepade) de Caldas, aseguró que en 48 horas, el jueves, quedarían listas. Lo que más preocupa son las fincas, muy dispersas, ubicadas en la parte alta de la población, cerca del río Molinos y la quebrada Nereidas.

Por su parte, el comandante de los bomberos, teniente Jairo Alarcón, afirmó que este organismo, la Defensa Civil y la Cruz Roja tienen activado el plan de contingencia, en el que están preparados 130 socorristas. "Van a comenzar a activar las alarmas, pero a la gente que vive en el área de influencia les estamos informando de la situación", dijo Alarcón. En caso de una tragedia de grandes proporciones, en esta población y en Chinchiná, la Cruz Roja tiene 100 carpas para cada municipio.

Chinchiná

Al alcalde de Chinchiná, Jaír Tabares, lo que más le preocupa de una eventual erupción del volcán nevado del Ruiz es el barrio La Frontera. Veintiséis años y cuatro meses después de la estela de destrucción y muerte que dejaron las avalanchas de los ríos Claro y Chinchiná, que fueron generadas por el descongelamiento de parte del casquete glacial del Ruiz, la parte baja de este sector ha sido poblada por unas 600 personas.

El comandante de los bomberos, capitán Germán Jaramillo, explica que la parte baja de ese barrio, donde no había casas en 1985, fue poblada y es posible que esos habitantes puedan verse afectados por una avalancha. "La gente está advertida de la situación y ya está listo el plan de contingencia ante una posible emergencia", afirmó Jaramillo.

El director de la Udepade afirma que aunque en La Frontera es donde hay más personas que podrían verse afectadas, la evacuación puede ser más fácil hacia las partes altas.

Palestina

Las veredas Los Lobos, La Inquisición y Santágueda, serían las zonas afectadas por una avalancha del río Chinchiná en este municipio. Hace 26 años, las aguas de este afluente, en su veloz recorrido hacia su desembocadura en el río Cauca alcanzaron la cancha de fútbol de un centro vacacional. Hoy, cuarenta personas habitan diez casas situadas cerca de las riberas del río. "Si hay erupción, a estas personas les avisaremos vía celular. Como son tan pocas, así lo podemos hacer para que evacuen sus viviendas y se dirijan hacia las partes altas", explicó el alcalde, Carlos Alberto Piedrahita.

Además, los bomberos de Palestina y del corregimiento de Arauca, perteneciente a la población, están haciendo monitoreo constante en esos territorios.

Manizales

De los cuatro municipios de Caldas que podrían verse afectados por una eventual erupción del Ruiz, Manizales sería, en el papel, el menos perjudicado. Además de la emisión de ceniza volcánica, que obligó a la empresa Aguas de Manizales a implementar un plan de contingencia para proteger sus plantas de tratamiento, se instalaron nueve alarmas en igual número de viviendas ubicadas cerca de la margen del río Chinchiná, entre el sector de La Siria y el Kilómetro 41. En ese trayecto, 353 personas, muchos de ellos areneros (mineros de río), fueron censadas.

"Las sirenas son manuales y serán activadas por las personas a quienes llamaremos en caso de una emergencia", explicó el comandante de Bomberos de Manizales, Mayor Carlos Alberto Marín.


REDACCION MANIZALES