Archivo

En barrio de Villavicencio venden droga en buses escolares

Sucende en Morichal,donde niños en bicicleta son explotados por los 'jíbaros'

08 de abril 2012 , 06:02 p.m.
  Con un letrero estampado en letras negras sobre un fondo naranja, que dice "por la paz y el desarrollo comunitario no más drogas", la gente buena del barrio Nuevo Morichal quiere hacerles entender a los 'jíbaros' y a los consumidores de narcóticos que allí no son bienvenidos.
El mural está en el polideportivo del barrio, uno de los sitios del sector convertidos en 'olla' por los expendedores, el lugar donde sicarios asesinaron a tres personas este año.
El polideportivo hace parte de un corredor manejado por el microtráfico, el cual va desde la concha acústica, junto a la iglesia, hasta un sitio conocido como los pomarrosos, unos árboles convertidos en sombra para la venta y el consumo de drogas.
En ese corredor se mueve como empresa criminal un negocio del que hacen parte traficantes del Guatiquía, Porfía, San Carlos, Girasoles y Villa Humberto.
Según pobladores, los alrededores del polideportivo son frecuentados por carros de servicio escolar, no precisamente para transportar niños, sino para 'cargar' a los expendedores, es decir, para entregar las drogas para la venta. Lo propio hacen algunos mototaxistas.
"Los que venden esa porquería trabajan en dos turnos, de día y noche. A quienes venden entre semana les pagan 25.000 pesos y a los que la venden el fin de semana, les dan 30.000 pesos por turno", informó un habitante del Morichal.
Del microtráfico del sector del Morichal hacen parte niños desde los 12 años, que en bicicleta hacen la entrega de la marihuana, el basuco o la cocaína a domicilio. Son ellos quienes la llevan y también la cobran.
En Morichal, los alias de 'Caleño', 'Tamalero', 'La gorda' y 'Rolo', entre otros, son asociados al microtráfico. Según las autoridades, como 'Caleño' conocen a un hombre que llega de Porfía a cobrar lo que los jíbaros venden, muchos de ellos menores de edad. Dicen que es socio de un hombre al que le llaman 'Nene'.
Como 'La gorda' y la 'N', conocen a dos mujeres cuyas casas son frecuentadas por consumidores. Respecto a 'Tamalero', investigadores lo identifican como un distribuidor de drogas con tentáculos en el sector de San Carlos. Y sobre 'Rolo', saben que logró sobrevivir al atentado de hace unas semanas. En una requisa, le hallaron una 'patecabra' y bóxer.
A las autoridades les preocupa que algunos conductores de busetas sean compradores de vicio.