Archivo

¿Holocausto Norte, barra brava del Once Caldas, está fuera de control?

Las peleas en la tribuna norte del estadio Palogrande cuando juega el equipo blanco son permanentes.

08 de abril 2012 , 09:34 a.m.

El más reciente episodio de desordenes se presentó el domingo pasado en el partido entre el Once Caldas y el Deportes Quindío, que quedó empatado a cero goles. Cinco hinchas y tres policías resultaron heridos.

Para el secretario de Gobierno de Manizales, Mauricio Franco, se debe tener en cuenta en primer lugar que la barra es grande -la integran cuatro mil personas, según su líder principal, Juan Sebastián Gómez- y esto hace difícil su control. Pero el origen de los problemas, según el funcionario, es la infiltración de personas ajenas a la barra que encuentran en un grupo de jóvenes con problemáticas sociales complicadas el mercado ideal para vender sustancias psicoactivas.

“El microtráfico es una realidad en la barra, pero es un tema ajeno a ésta. Los ‘jíbaros’ se meten y cuando son pillados los líderes de la barra dan aviso a la Policía para que los saquen”, afirma Franco.

Por su parte, Gómez, quien es el presidente del Concejo de Manizales, afirma que Holocausto Norte se convirtió en el territorio donde grupos de jóvenes resuelven las diferencias personales y grupales que tienen en sus barrios. “Lo que está pasando es ajeno a la barra y al fútbol, es un asunto social por el que nadie ha hecho nada hasta el momento”, afirmó el barrista y cabildante.

A la pregunta de si la barra se le salió de las manos, respondió que controlar a tanta gente es complicado, pero lo habían venido haciendo bien hasta el domingo pasado, cuando según él, la Policía provocó a algunos hinchas y se generaron las peleas.

El alcalde, Jorge Eduardo Rojas, llamó a la concordia entre la barra y la Policía.