Archivo

Las tierras que enredan al zar de las esmeraldas, Víctor Carranza

Armó el predio y lo vendió por 15 veces su valor. El lugar sirvió de campamento 'para'.

notitle
07 de abril 2012 , 08:37 p.m.

Víctor Carranza, el poderoso zar de las esmeraldas que durante 21 años ha salido avante de investigaciones por conformación de grupos ilegales, enriquecimiento ilícito y narcotráfico -incluida una solicitud de extradición-, podría terminar enredado por cuenta de sus tierras.

Varias autoridades las empezaron a indagar en enero, luego de que corrió el rumor de la supuesta fiesta que hizo para celebrar haber alcanzado el millón de hectáreas. De hecho, el representante Iván Cepeda (Polo) alista un debate en el Congreso sobre el tema. (Siga este enlace para leer: Víctor Carranza, en líos por cementerio 'para' en una de sus fincas)

EL TIEMPO hizo un primer ratreo y estableció que en las oficinas de registro del país solo aparecen a su nombre 22 mil hectáreas y hay otras 26 mil vinculadas a su círculo familiar y empresarial más cercano. Un área en la que cabe holgadamente Medellín.

Ese paquete incluye sus negocios de ganadería, con firmas como Nare, La Cristalina y Brisas de Agualinda; el Hotel del Llano, en el que figura su esposa, Blanca de Carranza; compañías que manejan las minas de esmeraldas y 40 predios en seis departamentos.

El gran negocio

El dato no pasaría de representar el tamaño de la fortuna del empresario boyacense. Pero, a sus 76 años y afectado por un cáncer de pulmón y próstata, el zar tendrá que explicar la adquisición y uso de al menos dos de los bienes: San José y El Brasil.

Este último, el más complejo, se armó juntando baldíos de la Nación adjudicados a través del viejo Incora a 16 campesinos de Puerto Gaitán (Meta), fortín de Carranza y en donde enfrentó a los narcos 'Cuchillo' y el 'Loco' Barrera.

Casi todos los parceleros se presentaron el 27 de febrero de 2007 a la Notaría Cuarta de Villavicencio para traspasar su propiedad a terceros. La venta total no alcanzó los mil millones de pesos.

Tres meses después, las 16.350 hectáreas englobadas terminaron en manos de Agualinda Inversiones S.A., creada días antes con 100 millones de pesos. De inmediato, esa empresa vendió la tierra -a un grupo de firmas vinculadas al proyecto agropecuario La Fazenda- por más de 15 veces el valor pagado a los pequeños propietarios: 15.850 millones de pesos.

EL TIEMPO estableció que la ley es clara en advertir la nulidad de transacciones que incluyan parcelas adjudicadas por la Nación con extensiones mayores a las autorizadas por región. Y en Meta el tope son mil hectáreas.

De hecho, en la escritura de venta de El Brasil los compradores aceptan que sobre este lote hay limitaciones en materia de legislación agraria. Y así lo confirmó la Superintendencia de Notariado que esta semana abrirá un proceso para establecer si esa acumulación de parcelas y su venta son legales, o si regresan a la Nación.

Campamentos y fosas

Y aunque los registros de Agualinda ya no figuran en bases de datos oficiales, este diario estableció que la esposa de Carranza fungió como su gerente, en ausencia del titular. Además, el propio zar le admitió a la Fiscalía 59 de Justicia y Paz su nexo con El Brasil. (Lea también: 'Ernesto Baéz', otro jefe paramilitar que salpica a Carranza)

La declaración surgió luego de que el 'para' Dúmar Guerrero, 'Carecuchillo', dijo que el predio fue campamento 'para' y que de allí salieron a ejecutar las masacres de Mapiripán (1997) y Caño Jabón (1998). José Villalobos, 'Alfa 1', agregó que hay fosas en el lugar. (Lea también: Mancuso salpica a Del Río y a Carranza por masacre de Mapiripán)

Esto significaría que Carranza tenía dominio del predio antes de legalizar la compra, en 2007.

Esos señalamientos y los de otros seis 'paras -entre ellos Salvatore Mancuso y Ramiro 'Cuco' Vanoy- hacen parte de la investigación preliminar que la Fiscalía le abrió al zar desde el 2011.

"Nunca le ha quitado un centímetro de tierra a nadie ni ha consentido que grupos ilegales usen sus fincas", explicó Alirio Roa, abogado del zar.

Y añadió que la Dijín, la Interpol y las fiscalías de Boyacá, Meta, Cundinamarca y Amazonas le certificaron que no tiene más procesos abiertos.

Defensa
'No tiene un millón de hectáreas'

Jorge Alirio Roa, abogado de Víctor Carranza, es enfático en que su cliente no le ha quitado un centímetro de tierra a nadie y en que es falso que tenga un millón de hectáreas y varios procesos.

¿Cuántas investigaciones tiene abiertas Víctor Carranza Niño?

Una, en etapa preliminar, como lo dijo EL TIEMPO en 2011, por las versiones de ocho 'exparas'. Ya rindió versión libre y desvirtuó los señalamientos malintencionados de personas a las que no les ha aplaudido su vida criminal. El caso está en etapa de pruebas que por razones ajenas a la partes se han demorado. Entre ellas testimonios como el de Daniel Rendón 'don Mario'.

¿Qué tan enfermo está?

Padece una enfermedad, pero no de la gravedad que dicen. Está en tratamiento aunque sigue yendo a reuniones de paz en Boyacá y atendiendo las minas.

Ahora indagan sus tierras, como la venta de El Brasil...

Primero hay que aclarar que es falso que el señor Carranza tenga un millón de hectáreas. Sobre El Brasil no conozco el fondo del asunto. Pero mi cliente declaró, bajo juramento, que tuvo que abandonar el predio por presencia paramilitar y guerrillera. Jamás autorizó o consintió que sus fincas fueran usadas por grupos al margen de la ley. Lo que ha adquirido ha sido de buena fe, legal y está todo a su nombre.

Un error de mil hectáreas
Tras un 'olvido', otro lote del zar duplicó su tamaño

Otro predio investigado es el San José, un lote de mil hectáreas, adjudicado a un campesino del Meta, que terminó en manos de Víctor Carranza. Por "un olvido involuntario", según dice su folio, no se anotó que el área era el doble. Ese 'olvido', el hallazgo de dos folios más y la aparición de otro dueño generan dudas. Pero el abogado de Carranza dice que éste pagó las 2.000 hectáreas, incluidas mejoras y posesiones que la ley permitía inscribir. "Ese no es un problema de mi cliente sino de miles de personas que han hecho lo mismo por años".

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com.co