Archivo

Sermones de Viernes Santo enfocados en paz y reconciliación del país

Obispos insistieron en la necesidad del perdón como camino para la paz en Colombia.

notitle
06 de abril 2012 , 10:39 p.m.

Muestras de fervor religioso se vivieron en diferentes puntos de la geografía nacional, durante las celebraciones religiosas realizadas en este Viernes Santo.

Sacerdotes concentraron sus sermones en temas como violencia, la crisis de familia y las respectivas eventuales situaciones que cada región enfrenta.    

"Nos avergüenza la violencia"

En Cali, se presentó una reflexión sobre las distintas realidades del país, y que tienen que ver con la violencia, la guerra, la justicia tanto penal como social y restaurativa del país, y también del perdón, hizo el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, en el Sermón de las Siete Palabras.

También se refirió a la mujer como restauración de la imagen de Dios, manteniendo la distinción de género, pero al mismo tiempo propendiendo por su igualdad. Al referirse a las posibilidades de la paz y la reconciliación, dijo que "requiere mayor profundidad de los gobernantes para que no se dejen vencer por la superficialidad de las estrategias y del poder y la fuerza.

"Los gobernantes del presente no pueden caer en la terquedad de un no y querer una victoria cuantitativa sobre la guerrilla o la subversión, cuando hay una realidad social que exige un cambio de estructuras", expresó.

El arzobispo Monsalve llamó a la reconciliación y a la unión de los colombianos y les recordó a los fieles que es Dios quien tiene la potestad de la vida y la muerte. Agregó que "nos entristece la guerra y nos avergüenza la violencia que contiene dinero en sangre a través del narcotráfico y el pecado de las almas. Nos llena de vergüenza pastoral y social nuestras desuniones, la incapacidad de organizarnos en el bien, para el bien, en defensa de la vida, de la justicia y la paz, de la unidad de Colombia". 
 
"Sí a la familia y no al secuestro"

En Bucaramanga, se habló sobre reestructurar las familias por la crisis de valores y anular la práctica del secuestro en el país fueron los mensajes que monseñor Ismael Rueda Beltrán, arzobispo de Bucaramanga, entregó ayer a la comunidad católica de Santander, en las intervenciones que realizó en la catedral de la Sagrada Familia y la iglesia San Laureano. Con respecto a las reformas que se deben aplicar en la familia, el líder religioso dijo que "hay crisis y queremos recordar el mensaje que el Evangelio trae sobre el designio de Dios. La familia es una comunidad de personas y no una agregación de individuos y está al servicio de la vida, la construcción de sociedad y tiene una misión permanente con la Iglesia".

Rueda Beltrán celebró la liberación de diez uniformados por parte de las Farc, pero pidió a la sociedad no olvidar a quienes permanecen secuestrados y trabajar para que de una vez por todas se elimine esta práctica en el país.
 
"Tomar medidas ante emergencia en el Nevado"

En Manizales,
donde el aroma del sahumerio se confundió con el penetrante olor a azufre que emana del volcán nevado del Ruiz, originado en la actividad que presenta desde hace un mes, los sacerdotes hicieron énfasis en "abrir el corazón a Jesucristo, reconocer nuestro pecado y pedir perdón al Señor y al prójimo". Acerca de la situación del volcán nevado, monseñor Gonzalo Restrepo, arzobispo de Manizales, dijo que "hay que pedir a Dios porque la naturaleza es la naturaleza, pero también hay que tomar las medidas de precaución ante una eventual emergencia". 
 
"Perdón, reconciliación y justicia"

En Ibagué, "en esta Semana Santa insistimos en el perdón, la reconciliación, la justicia y la equidad como camino hacia la paz, que no es un camino imposible", fue el mensaje de monseñor Flavio Calle, arzobispo de Ibagué.

"Hay que recorrer mucho camino pero queremos caminar hacia la paz. Hay miembros de Cristo heridos por la fatalidad, otros por el desempleo, otros por la pobreza y la desunión en los hogares, el sufrimiento es grande y el vía crucis es saber asumir el sufrimiento, unirlo a la pasión de Cristo y pedirle fuerzas para superarlo y salir adelante", añadió el religioso durante las ceremonias religiosas que se cumplieron este Viernes Santo. 
 
"A construir comunidades de fe"

En Barranquilla, se hizo referencia en acoger la reconciliación, así como la misericordia, la meditación y el perdón para construir verdaderas comunidades de fe centró su mensaje del Viernes Santo a los barranquilleros y atlanticenses el arzobispo de Barranquilla, monseñor Jairo Jaramillo Monsalve, desde la catedral María Reina.

"El dolor de nuestros vecinos sea nuestra pasión comunitaria y la muerte de Jesús nos recuerde la necesidad de morir al instinto de la individualidad, para resucitar como hombres y mujeres de fe, que viven gloriosamente la espiritualidad comunitaria en el compartir", comentó. (Vea también: Así se vivió el Viernes Santo en el mundo)
 
"Nos avergüenza la violencia"

En Cali, una reflexión sobre las distintas realidades del país, y que tienen que ver con la violencia, la guerra, la justicia tanto penal como social y restaurativa del país, y también del perdón, hizo el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, en el Sermón de las Siete Palabras. También se refirió a la mujer como restauración de la imagen de Dios, manteniendo la distinción de género, pero al mismo tiempo propendiendo por su igualdad. Al referirse a las posibilidades de la paz y la reconciliación, dijo que "requiere mayor profundidad de los gobernantes para que no se dejen vencer por la superficialidad de las estrategias y del poder y la fuerza.

"Los gobernantes del presente no pueden caer en la terquedad de un no y querer una victoria cuantitativa sobre la guerrilla o la subversión, cuando hay una realidad social que exige un cambio de estructuras", expresó. El arzobispo Monsalve llamó a la reconciliación y a la unión de los colombianos y les recordó a los fieles que es Dios quien tiene la potestad de la vida y la muerte. Agregó que "nos entristece la guerra y nos avergüenza la violencia que contiene dinero en sangre a través del narcotráfico y el pecado de las almas. Nos llena de vergüenza pastoral y social nuestras desuniones, la incapacidad de organizarnos en el bien, para el bien, en defensa de la vida, de la justicia y la paz, de la unidad de Colombia". 
 
"Reconciliación en el país"

En la basílica Metropolitana de Medellín, el Sermón de las Siete Palabras, a cargo de monseñor Ricardo Tobón Restrepo, arzobispo de Medellín, giró alrededor de tres ejes centrales: la necesidad de la reconciliación en el país, la importancia de la reflexión interior y el llamado a asumir la vida por vocación.

Frente a la reconciliación, Tobón afirmó que es necesario sanar el corazón: "Estamos viendo que en Colombia la violencia se mimetiza, evoluciona y se adapta. Estamos ante el peligro de terminar una etapa de grupos que se enfrenten a la sociedad y llegar a una sociedad agresiva, que genere dificultades y problemas en los hogares, en los ambientes laborales y de comunidad", puntualizó. Con respecto a la reflexión interior, planteó la necesidad contemporánea de que cada persona responda a sus preguntas más profundas "para que no busquemos evasiones en una vida frívola o en las drogas, cuyo consumo está creciendo en el país".

Tobón concluyó diciendo que es necesario asumir la vida por vocación. "Es necesario construir las familias por vocación, trabajar por vocación y servir por vocación. Si no, nos quedamos en el mundo de las ganancias, los intereses y el dinero pero fracasamos a nivel personal y social".

REDACCIÓN NACIÓN