Archivo

En Tolima no hay cómo atender emergencia por el volcán Nevado del Ruiz

El gobernador del Tolima pidió al Gobierno una sede alterna en Ibagué del Observatorio Vulcanológico

notitle
04 de abril 2012 , 10:14 p.m.

La principal petición que le hacen a Dios en esta Semana Santa los habitantes de 13 municipios del norte del Tolima, ubicados en la zona de influencia del volcán Nevado del Ruiz, donde viven unas 600.000 personas, es que no haya emergencias de grandes magnitudes. Lo anterior, porque sus organismos de socorro carecen de los mínimos elementos para sus labores. (Lea también: Autoridades piden activar planes de emergencia por el Nevado del Ruiz)

Murillo, municipio tolimense a 50 kilómetros del volcán, es un ejemplo. Lo único que tienen allí los organismos de socorro es un campero obsoleto, sin arranque y con el motor fundido. No hay ni cascos para bomberos y Defensa Civil.

El vecino municipio de Líbano está mejor, pues tiene 90 voluntarios disponibles y tres máquinas contra incendios que aún prestan servicio. También cuenta con planta de luz y dos ambulancias. Pero el capitán de bomberos Hugo Rodríguez pide máquinas y dotación para atender a 50 mil habitantes, pues considera que no hay garantías.

Lo mismo piensa José Albeiro Giraldo, alcalde de Herveo, municipio de 9.000 habitantes, a hora y media de Manizales y a escasos 33 kilómetros del volcán. "El volcán nos respira en los hombros y solo tenemos 10 bomberos voluntarios, pero lo más grave es que carecemos de una máquina extintora y elementos de dotación", asegura, y pide elementos para atender cualquier emergencia.

Las cosas están peor en Villa Hermosa, que cuenta con 15 bomberos sin dotación.

Y cualquiera diría que Mariquita está preparada, pero no es así. Solo tiene dos máquinas contra incendios con más de 60 años de uso (fueron donadas en 1955) y dos ambulancias modelo 69.

A raíz de las alertas el municipio de Anzoátegui recién creó la Defensa Civil y Bomberos con 22 unidades. "No tenemos nada, solo se compraron los uniformes para los cuerpos de socorro", dice el alcalde Alfredo Antonio García.

En Armero-Guayabal la escasez también predomina. "Solo tenemos una máquina contra incendios, pero es vieja y ya no camina. No hay nada, necesitamos desde cascos y botas para arriba", señaló el bombero Wilson Hernández.

El gobernador del Tolima, Luis Carlos Delgado, se sumó a los clamores y le pidió al Gobierno nacional una sede alterna en Ibagué del Observatorio Vulcanológico.

Por otra parte, en tres de los cuatro municipios de Caldas en zona de riesgo también existen problemas, especialmente en Villamaría , Chinchiná y Palestina.

REDACCIÓN TOLIMA