Archivo

Hombre secuestrado desde hace 13 años estaría pagando trabajo forzado

Su madre, quien sostiene dicha versión, dice que recibió hace tres años última noticia de su hijo.

notitle
04 de abril 2012 , 01:15 a.m.

Trece años, un mes y 23 días completó secuestrado Ismael Enrique Márquez Díaz. Doña Amalia Díaz, su madre, lleva la cuenta exacta con la certeza de que su hijo sigue vivo. Por diversas fuentes -que prefiere mantener en reserva- se declara convencida de que lo tienen pagando su secuestro con trabajos forzados.

Ismael es uno de los 405 secuestrados de las Farc que siguen en cautiverio, según un reciente informe de la Fundación País Libre. Se los llevaron pidiendo un rescate y después de más de una década nadie da razón de si están vivos o muertos.

El abogado fue secuestrado en la mañana del 11 de febrero de 1999. En ese momento era secretario de una cooperativa de crédito. Dos hombres armados lo abordaron mientras parqueaba la camioneta Renault 12 que conducía. Hora y media después llamó a sus padres y les dijo que estaba en poder del frente 53 de las Farc.

Supuestamente, la guerrilla quería presionar a la empresa. "Tranquilos, la cosa no es conmigo", les dijo a sus padres en esa comunicación. Esa fue la última vez que hablaron con él.

Un mes después, fue el propio 'Miller Perdomo', jefe del frente 53, quien llamó y advirtió que la liberación de Ismael dependía de que el gerente de la cooperativa accediera a sus pretensiones.

La familia incluso acudió a la mediación del periodista Jaime Garzón, pero su asesinato a manos de los paramilitares terminó con esa luz de esperanza.

En todo este tiempo, doña Amalia y su esposo han acudido a todas las instancias posibles para conseguir la liberación de su hijo, sin éxito. "Hemos hablado hasta con presidentes y ministros. Todos son muy queridos, nos atienden, nos escuchan, pero hasta ahí llegan", dice doña Amalia.

Ella tiene la tesis de que la guerrilla tiene a Ismael trabajando forzadamente, hasta cubrir la plata que esperaban recibir de la cooperativa.

La última vez que lo vio él tenía 32 años. Ahora contaría con 45, y hace tres alguien les dio la única esperanza en todo este tiempo. "Una persona nos contactó y nos dijo que Ismael estaba bien", cuenta la señora.

Pero el tiempo va pasando y las buenas noticias no llegan. Mientras tanto, la familia de Ismael Enrique empezó a convocar familias en la misma situación, para darles algún tipo de esperanza. Incluso, en septiembre del 2009 el Gobierno les dio la Orden por la Libertad, creada para reconocer los esfuerzos de los que luchan contra el flagelo del secuestro.

Mientras esperan el regreso de su hijo, los Márquez han convertido su casa en una especie de consultorio espiritual. Con la ayuda de un sacerdote, brindan asesoría y acompañamiento a personas que tienen familiares secuestrados.

Muchos de ellos acuden derrotados, después de haber pagado más de un rescate y ser estafados por avivatos que se aprovechan de la urgencia por cada dato. "Para nosotros él está vivo; tenemos la esperanza y la fe de que mi hijo en cualquier momento va a volver", dice doña Amalia.

REDACCIÓN EL TIEMPO