Archivo

A siete años de su muerte, Juan Pablo II ya es venerado como un santo

Miles de católicos, principalmente en América Latina, le atribuyen curaciones inexplicables.

notitle
02 de abril 2012 , 06:04 p.m.

Al conmemorarse este lunes los siete años de la muerte de Juan Pablo II, miles de católicos en todo el mundo, particularmente en América Latina, lo veneran como a un santo y le atribuyen curaciones inexplicables.

Según el postulador de la causa de canonización del fallecido pontífice, monseñor Slawomir Oder, la figura del papa polaco, quien murió el 2 de abril de 2005 tras una larga enfermedad y proclamado beato el primero de mayo del 2011, suscita devoción en casi todo el mundo.

"Su tumba es visitada diariamente por miles de personas y el peregrinaje de sus reliquias se inició en forma espontánea", aseguró Oder.

La canonización del popular pontífice 'Papa viajero'es solicitada por numerosos católicos que piden a la jerarquía de la Iglesia católica que acelere su proclamación y lo eleve a los altares lo más rápido posible.

La beatificación, en el 2011, constituye el paso previo a la canonización y se llevó a cabo en un tiempo récord.

"Esperamos una señal de Dios para seguir adelante con el proceso de canonización: esa señal es un nuevo milagro", explicó Oder. "Hoy en día me llegan de muchas regiones del mundo numerosas indicaciones de gracia concedida a través de la intercesión del beato Juan Pablo II", añadió al explicar que espera completar la documentación para poder iniciar un estudio más profundo y con criterio de los testimonios presentados, dijo, sin dar detalles de los casos que serán examinados.

Juan Pablo II fue proclamado beato tras haber intervenido en la curación milagrosa de la monja francesa Marie Simon-Pierre, enferma de Parkinson.

La reforma del Código de Derecho Canónico exige demostrar otro milagro para poder ser proclamado santo. Pero demostrar la validez del milagro no es tarea fácil. La Congregación para las Causas de los Santos se asesora con un equipo de 70 médicos y de expertos, así como de los estudios clínicos a los que es sometido la persona supuestamente curada por milagro.

En general, los milagros son la curación instantánea, perfecta, duradera e inexplicable científicamente de una enfermedad incurable o muy difícil de curar.

CIUDAD DEL VATICANO
AFP