Archivo

Lo confunden con un exjefe de los 'paras' en Planeta Rica (Córdoba),

Comunidad da testimonio de la honestidad del carpintero Rafael Enrique Orozco.

02 de abril 2012 , 04:40 p.m.

Rafael Enrique Orozco Fernández pasó de ser un humilde carpintero a un peligroso exparamilitar con orden de captura por homicidio, en un acto que él considera errático de las autoridades. Por este hecho estuvo cuatro días en la cárcel, que se convirtieron en la pesadilla de su vida.

Orozco fue detenido en un retén de la Policía en Córdoba, señalado de ser alias 'Bigote', un exmiembro de las Autodefensas que estuvo al mando de Salvatore Mancuso, a quien el desmovilizado jefe 'para' responsabilizó de cometer algunos crímenes.

El carpintero había salido de su casa en Planeta Rica con destino a Montería, con el fin de comprar materiales para su ebanistería. El bus en el que viajaba fue retenido en un puesto de control, para verificación de antecedentes de los pasajeros.

Allí, los agentes recibieron el reporte de que una persona con su misma identidad y número de cédula, conocido con el alias de 'Bigote' tenía una orden de captura vigente por homicidio.

"Eso me sorprendió. Yo nunca he empuñado un arma ni mucho menos soy desmovilizado de las autodefensas. Desde los 16 años mis herramientas de trabajo han sido las que utilizo en la carpintería", dijo Orozco.

En medio de la confusión por los problemas judiciales, el ebanista fue llevado a la Fiscalía donde le fue leído un historial delictivo que con el pasar de los minutos le complicaba su situación.

"Siempre tuve mi conciencia tranquila. Me llevaron a la Fiscalía Cuarta de Montería y allí me leyeron una lista de delitos que supuestamente había cometido en compañía de unas personas de nombre Jorge Andrés Medina Torres, alias 'Brayan', y Héctor Enrique Camacho Llanos, alias 'Príncipe', a quienes no conozco", respondió.

Entre los asesinatos adjudicados al carpintero está el de Juan Carlos Hernández Chamié, ocurrido el 20 de mayo de 2000 al interior de un taller de motocicletas, de acuerdo con la versión que entregó Mancuso en sus confesiones ante Justicia y Paz.
"Jamás en mi vida conocí a Mancuso ni a Vicente Castaño", recalcó.

Orozco fue trasladado a la Cárcel Las Mercedes de Montería, mientras las autoridades iniciaron el cotejo de pruebas que permitieran establecer la veracidad de su defensa.

Para ello visitaron el vecindario donde vive el carpintero, a quienes sus vecinos definieron como un humilde trabajador, ajeno a acciones delictivas.

Esa versión tomó fuerza con el testimonio de otro desmovilizado, quien al ver la fotografía del imputado, dijo que no era la persona que buscaban las autoridades.

"'Bigote' es más delgado y alto y el bigote lo tiene más poblado", dijo el exparamilitar que habría participado con el verdadero criminal en sus acciones delictivas.

Tras la verificación de la identidad, las autoridades concluyeron que se trataba de un homónimo del peligroso delincuente, por lo que Rafael Enrique Orozco Fernández, consiguió su libertad cuatro días después de ser encarcelado.

"Me dañaron mi reputación, mi familia quedó destrozada y yo viví los peores días de mi vida", comentó Orozco, con un dejo de tranquilidad por recobrar su libertad, pero con la latente preocupación de volver a ser confundido con el peligroso delincuente.

Gudilfredo Avendaño

Especial para EL TIEMPO

Montería