Archivo

Nobel de Paz ya tiene escaño en el parlamento birmano

La Nobel de Paz Aung San Suu Kyi resultó ganadora en las elecciones parciales en Birmania.

notitle
02 de abril 2012 , 12:01 a.m.

Más de 22 años después de haber arrasado en unas elecciones generales, Aung San Suu Kyi parece que podrá entrar por fin en el Parlamento.

Lo que el régimen birmano le negó a la 'Dama' en 1990 podría serle devuelto ahora, después de que su formación, la Liga Nacional por la Democracia (NLD, por sus siglas en inglés), resultó ganadora ayer en unos comicios parciales celebrados en varias provincias. Según informaban al cierre de esta edición sus seguidores, la Premio Nobel de Paz se impuso en 112 de los 129 colegios electorales de Kawhmu, humilde circunscripción que eligió para su regreso a la vida política después de pasar 15 de los últimos 21 años en arresto domiciliario.

A falta de datos oficiales, la NLD cantaba ayer victoria ante miles de enfebrecidos militantes, pronosticando haber obtenido al menos 30 de los 45 escaños parlamentarios en juego entre la Cámara alta y la baja. Aunque estas elecciones no dan acceso al poder (se decidía menos de un 8 por ciento de las bancadas) tienen un enorme valor simbólico para el pueblo birmano, ya que institucionalizan la oposición y refuerzan la idea de que la transición en curso es algo más que una perversa estrategia de mercadeo del régimen militar que ha gobernado durante más de medio siglo.

"Estamos muy felices, aunque tenemos que esperar a verla dentro del Parlamento para creérnoslo", explicaba por teléfono Soe Win, un militante de Rangún.

Soe Win y otros muchos seguidores de Suu Kyi habían denunciando en las redes sociales que se estaban cometiendo "irregularidades rampantes", una queja que la NLD elevó formalmente.

"Estas elecciones son una muy buena oportunidad para que Occidente levante las sanciones. No creo que se levanten todas de golpe, pero es necesario dar una señal fuerte de que el mundo democrático apoya el proceso político y las reformas en curso", explicó a EL TIEMPO un analista extranjero afincado en Rangún.

ÁNGEL VILLARINO 
Para EL TIEMPO
Pekín.