Archivo

Póngame los años que quiera...me han puesto hasta 100: Amparo Grisales

Afirma que no ha dicho que la juventud venga en pastillas, después del debate desatado por Revertrex

notitle
31 de marzo 2012 , 08:04 p.m.

Pocos en Colombia logran polarizar tanto la opinión como Amparo Grisales. Invariablemente, lo que se pone, cómo luce y lo que dice levantan mareas de comentarios a favor y en contra. Esta semana estuvo, otra vez, en boca de todo el mundo por cuenta de una multa impuesta por la Supercomercio al producto Revertrex, por supuesta publicidad engañosa. (Conozca otros escándalos de la farándula colombiana).

Amparo está convencida de que la polémica que rodeó al tema no se debía, en el fondo, a las características del producto, sino a que ella lo respalda con su figura e imagen.

"Si la cara la hubiera puesto otra persona, los medios habrían pasado por alto el asunto. Si no fuera yo, no habría tanta polémica. Es un precio que debo pagar", afirma.

¿Cómo se sintió esta semana?

Muy mal. Por una sugerencia sobre la publicidad de este producto, que ya habíamos corregido hace meses, terminaron hablando mal de mí y desprestigiando al Revertrex.

En la polémica se notó más su braveza que sus argumentos...

Da rabia ver que no falta el que interpreta las cosas como quiere y hasta toma información que no era nuestra para confundir. Eso produce mucho daño, mi carrera siempre ha sido honesta y he buscado la excelencia. Es difícil no sentir molestia y dolor por eso.

¿Dolor?

Sí, lloré mucho por eso... Es más, me acuerdo y me dan ganas de llorar otra vez.

Cuando 'chiquita', anunciaba cerveza, luego jeans y ahora remedios. ¿Por qué?

Hay un tiempo para cada cosa, y le aclaro que no estoy promocionando remedios. No he dicho nunca que esto sea un medicamento o que cure el cáncer o el Alzheimer. Es una ayuda para retrasar los efectos del avance del tiempo.

¿Lo hace por dinero?

Mire, si fuera por plata, hace rato habría aceptado promocionar mantequillas u otros productos por los que me pagaban más. Si ahora lo hago es porque creo en esto.

Con la mano en el pecho, ¿cree que la eterna juventud viene en pastillas?

Esa es una bobada. Ni creo en eso ni lo he dicho nunca. La juventud no es eterna, pero sí se puede hacer que la madurez venga más despacio.

¿Cuánto hace que toma este producto?

Hace unos nueve años...

¿Y su figura se debe a eso?

Es tonto pensarlo. Ayuda bastante, pero también hay que hacer mucho ejercicio, comer sanamente, dormir lo suficiente y tener paz interior.

¿Cuántas horas de ejercicio hace y qué desayunó hoy?

Hago dos horas de ejercicio todos los días, y desayuné jugo de apio, espinaca verde, zanahoria y jengibre; un café maravilloso sin leche y una arepa de maíz molido en mi casa por Gladys, con tres claras cocidas de huevo sin sal.

¿Conoce personas que hayan tomado el producto y estén tan bien como usted?

Conozco personas que lo consumen hace tiempo, y así no se vean como yo se sienten muy bien, más vitales. Mi mamá es un ejemplo: el día que no se lo toma le hace falta.

¿No será un efecto placebo?

Pues si por esa vía funciona, también es válido.

¿Sabe qué es un antioxidante y un suplemento alimentario?

Claro que sí: los antioxidantes ayudan a evitar la oxidación de las células, que las daña y acelera su envejecimiento. Y los suplementos son elementos, como los oligoelementos, que se toman cuando al cuerpo le están haciendo falta.

¿Se lo aprendió de memoria?

No de memoria... Simplemente he estudiado mucho el tema, porque me interesa.

Al fin, ¿cuántos años tiene?

Póngame los que quiera... Me han puesto hasta cien.

¿Se enferma de algo? ¿Cada cuánto va al médico?

No me enfermo de nada y no he sufrido de nada; me hago los chequeos que toda mujer se hace cada año.

¿Hasta cuándo va a promover este producto?

Como creo en él, hasta que el cuerpo aguante.

¿Por qué se produjo la sanción de la SIC?

Tras no encontrar ninguna prueba científica que demuestre que Revertrex retrasa el envejecimiento en seres humanos, o que prolongue la vida, la Supercomercio multó y ordenó retirar la publicidad del producto donde se menciona que es el "secreto de la eterna juventud" o cualquier afirmación que no esté científicamente probada, por considerarla engañosa.

Los importadores defendieron el producto, aclararon que se trata de un suplemento y aseguran que su publicidad sí está avalada. La polémica continúa.

Carlos Francisco Fernández
Asesor médico de EL TIEMPO